¡Viernes rebelde, pero feliz!

Posted by Katheine Esquía on Nov 1, 2009 in Alumnos, Amistad, Personal |

Este último viernes, ha sido un viernes rebelde, pero feliz. Rebelde porque rompí varias de las normas que me interpongo como docente y feliz porque me he divertido mucho.

El colegio en donde laboro cumplía 21 años de existencia y, al contrario de todo lo que contaron mis alumnitos, este año, el colegio decidió hacer una actuación simple y llevar a su personal docente a comer a un restaurante olívense. Así que la tarde no prometía, pero la noche se ponía más interesante.

Era el cumpleaños de una colega amiga y había decidido ir a su casa acompañarla un rato. La verdad es que juraba que iba a ser una fiesta y que si bien no bailo, igual iba a divertirme. Otra actividad que tenía para esa noche, era la fiesta de Halloween que habían organizado mis alumnos de quinto de secundaria del colegio BP; fiesta a la que amablemente me habían invitado y a la que amablemente había desistido de asistir por “ética”.

La actuación resultó regular, la comida muy rica, pero no se convirtió en un almuerzo feliz, por lo que decidí ir al cine. Llegué a mi casa con la intención de dormir temprano (hubiese sido un error), pero luego de chatear con mi querida amiga Dally (quien prácticamente me botó del internet para irme a bañar), me decidí a cumplir con ambos compromisos. Igual si me aburría, tenía un pretexto para ir a visitar a mi siempre estimada y añorada señora Marlene.

Sobre el primer evento me equivoqué. Fue una reunión familiar, para sentarse y conversar entre amigos y familiares (ninguno era amigo mío, salvo la cumpleañera, y mucho menos familia), por lo que me sentí medio desencajada y atontada. Así que con ética o sin ella, fui a la fiesta de disfraces de mis alumnos. Resultado final, los botaron con dos horas de anticipación. PLOP. El organizador, Carlitos, ofreció su casa, pero su mamá no pensó igual, así que sin casa, techo o piso seguro que nos ampare, decidimos aceptar la oferta de otro de mis alumnos. Oferta que nos llevaría a una azotea a medio construir. Cualquier cosa era mejor a terminar en un parque (recuerdos de fines de los 90 llegaron a mi mente).

Con juegos de cartas, situaciones extrañas y amenas, además de conversaciones interesantes nos dieron las 3 de la mañana. Era la hora de ir a casa a dormir. Y así terminé mi viernes (sábado) en una reunión simple, sin equipo, sin muebles, sin luces, sin comida, pero sí muy acogedora, divertida y con una excelente compañía.

Este viernes ha sido un día en el que he reafirmado lo mal que me voy a sentir cuando vea partir a mis chicos de la promoción Martin luther King y es que cuando te sientes tan bien con un grupo, el corazón se te hace trocitos al pensar en la separación inminente. Así que solo me queda mes y quince días para disfrutar a mis chicos y recoger recuerdos para extrañarlos menos, aunque creo que será imposible.

¡Gracias por hacer de mi viernes, un viernes rebelde, pero feliz!


¡Piñata! Sí… Estaban jugando a la piñata. Demasiado tiernos.

Claro… Excepto por el contenido de la piñata.

Haz clic en este ENLACE para ver todas las fotos

Etiquetas: , , , , ,

1 Comment

Luisa
Nov 1, 2009 at 9:38 PM

Lo importante es que termino diviertiendose 🙂
Kathy dijo: Oh… Sí… Luisita, no tienes idea de cómo me divertí. Un abrazote.


 

Reply