Por qué sentirse triste un día del maestro…

Posted by Katheine Esquía on Jul 6, 2009 in Educación, Personal |

  1. Te sientes triste un día del maestro porque en los colegios en lugar de alumnos se ven solo billetes y por lo tanto al alumno no se le educa, se le mantiene en el colegio cueste lo que cueste.
  2. Te sientes triste un día del maestro porque existen docentes que dicen enseñar valores, pero que carecen de sinceridad y solo buscan encontrar la paja en el ojo ajeno.
  3. Te sientes triste un día del maestro porque tus alumnos están acostumbrados a mantenerlos contentos aunque esto ponga en juego su futuro.
  4. Te sientes triste un día del maestro porque te esfuerzas y te esfuerzas, pero esto no se valora.
  5. Te sientes triste un día del maestro porque tienes alumnos que creen que el ser exigente es un gran defecto y no una virtud.
  6. Te sientes triste un día del maestro porque tus alumnos saben que aprenden, te lo dicen, mas no comprenden lo importante que es eso.
  7. Te sientes triste un día del maestro porque tus padres no se involucran en la educación de tus hijos.
  8. Te sientes triste un día del maestro porque tú que nunca fuiste hipócrita, pero sí ingenuamente amable, tienes que sonreír a gente que te voltea la cara o te contesta con un simple “AH”.
  9. Te sientes triste un día del maestro porque invertiste tanto en tu educación y te interesas tanto por mejorar, pero la educación en tu país parece quedarse en el mismo lugar.
  10. Te sientes triste un día del maestro porque no está en ti cambiar la mentalidad de toda una generación.
  11. Te sientes triste un día del maestro porque sabes que no soportarás y dejarás el centro donde trabajas, por lo que esos estudiantes que intentaste cambiar durante todo un año se quedarán inmersos en la misma situación, con profesores que evaden su responsabilidad con el único afán de caerle bien al alumnado.
  12. Te sientes triste un día del maestro porque las fuerzas no te alcanzan, porque ya no resiste, porque sufres e irónicamente recuerdas la primera vez que entraste en un aula y lo feliz que te hacía enseñar. Te siente triste porque recuerdas que empezaste en este sector por vocación y los que lo hacen por eso estamos en un lento y doloroso proceso de extinción.

Etiquetas: , , , ,

1 Comment

MARIANA ORELLANA
Abr 8, 2010 at 11:49 AM

FELICITACIONES POR ESTA HERMOSA REFLEXIÓN.


 

Reply