¿Por qué el mundo no se puede terminar el próximo viernes?

Posted by Katheine Esquía on Dic 14, 2012 in Depresión, Hija(o), Personal |

Mis antiguos espíritus mayas, asumo que en millones de años que han sido mudos testigos de la autodestrucción de esta raza, tienen toda la razón de querer que esta mundana humanidad llegue a su fin, de que las sombras cubran la tierra y que la mano vengadora de alguno de sus dioses separe el trigo de la paja y queme esta última. Sin embargo y aunque esto suene audaz, quiero exponerles por qué yo, Katheíne Esquía Flores, soltera de 32 años, no considera justo que este mundo se termine en exactamente 7 días.

Primero, que 32 años no son nada. No he llegado ni a los 35 que Dante bien llamó la mitad del camino de la vida. Si quitamos los 19 años que me mantuve bajo la atenta vigilancia de mi madre, solo tengo 13 años de vivir bajo mi responsabilidad, mis reglas y por lo tanto, solo 13 años de absorber lo mejor y peor de este mundo; y en eso consiste vivir, ¿no? Experimentar. Si esto no los convence, les diré que hay cosas que no he logrado hacer y que necesito cumplir para poder morir en paz y no, no es sembrar un árbol, tener un hijo y/o escribir un libro; bueno sí, pero no es solo eso.

  1. Soy soltera y si bien, algunas amigas casadas envidian mi suerte, quisiera algún día, en una galaxia muy muy lejana, conocer a alguien que me trence el cabello, me tome la quijada, acaricie mi mejilla y me mire a los ojos con amor. Es huachafo, lo sé, pero qué le puedo hacer si en el fondo, soy cursi.
  2. Quiero ser madre porque sé que daría lo mejor de mí para hacer feliz a la niña que llame hija mía. Aún me falta camino por labrar, pero sé que una nena preciosa que no necesariamente llevaré en mi vientre, se cruzará en mi camino, la tomaré de la mano y caminaremos juntas, las dos. Como verán, el esposo no es relevante, en este caso.
  3. Tengo amigas a las que quiero y con las que no he compartido lo suficiente. Quiero escribirles cartas, mandarles correos electrónicos y hacer las paces, porque no quiero irme de este mundo con la sensación de que una persona a la que quiero, esté resentida conmigo. ¿Por qué no lo hago, aún? Ya saben, mi siempre presente manía de dejarlo todo a última hora y la mala influencia de mi orgullo histórico.
  4. Quiero trepar paredes, subir montañas y recorrer los Caminos del Inca con mi mamá. Quiero llevarla a Cusco para que vea lo impactante que es esta maravilla, para que cumpla así uno de sus mayores anhelos y yo el mío, verla sonreír feliz.
  5. Quiero ir de campamento con mi Pollito, enseñarle a escalar y recorrer montañas juntas. ¿Es mucho pedir?
  6. Quiero crear personajes que hagan sentir a la gente, personajes con los que se identifiquen, sufran, rían o sueñen. Sé que esto implica ingenio, pero… ¿por qué no? Y por cierto, ya tengo un par… Ajajá.
  7. Quiero aprender a hacer cocteles, para algún día ser una magnifica anfitriona. Quiero aprender a nadar y hablar inglés. ¿Mencioné que dejo todo para después? Ese es el motivo por el que aún no avanzo, no.
  8. Quiero independizarme, abrir mis alas, volar lejos. Respirar aire puro y caminar con la certeza de que hice algo para que este mundo fuera mejor (creo que aquí encaja lo de sembrar un árbol).
  9. Necesito querer más a mi familia y asegurar su futuro, brindarles seguridad, enseñarles a disfrutar de la vida, no vivir ajustados, no preocupados por mañana. Enseñarles a vivir el momento y eso solo se logra, a veces, con Mastercard. ¿Por qué no he juntado? ¿Comenté que soy algo derrochadora?
  10. Pero sobre todo, necesito tiempo para organizar mis ideas, armar proyectos y empezar a trabajar. A veces el temor de que el fin se acerca hace que abras los ojos y decidas ponerte a actuar.

Sé que he sido floja y que merezco una luz cegadora, que me borre de pronto como decía Silvio, pero, les juro, les juro que si el mundo no se acaba en exactamente una semana, pondré de mi parte para cumplir mis 10 anhelos. Son solo diez. Necesito tiempo, necesito paciencia, necesito un poco de su energía positiva y más confianza en las capacidades que alguno de sus dioses fue tan gentil de darme.

Así que hoy viernes 14 de diciembre del 2012, yo, Katheíne Esquía Flores, les aseguro que si no se llevan al mundo por encima en exactamente una semana, cumpliré con todo lo estipulado.

Denme chance, ¿sí? Lo merezco he sido buena. Bueno también mala, pero la otra persona no se ha quejado en lo absoluto ;O)

Mis queridos lectores, no temais que estoy moviendo todas mis influencias para que lleguemos a Navidad. Y así será, ya lo verán.

Cerebro: ¡Estamos fritos! A gozar, a gozar que este mundo se va a acabar.

Etiquetas: , , , , ,

Reply