Pedrito y el lobo…

Posted by Katheine Esquía on Nov 10, 2009 in Alumnos, Amistad, Reflexiones |

Cuando era niña, un cuento que llamó mi atención fue Pedrito y el lobo. Probablemente muchos de ustedes hayan tenido la oportunidad de leerlo; esta es la historia de un niño que se burlaba de los pastores de su comarca, pidiendo auxilio por la presencia de un lobo ausente. Cuando el lobo apareció en vivo y en directo, él pidió auxilio, pero nadie acudió en su ayuda. Finalmente, como sospecharán, el lobo se comió a Pedrito. FIN.

Con cuántos Pedritos (as) nos habremos encontrado en nuestra vida, que nos han mentido descaradamente, hasta que sus palabras se vuelven nulas o lo que es peor aún, con cuántos Pedritos(as) “pirateados” nos habremos cruzado, ese espécimen extraño que creímos oveja, pero en verdad era lobo(a). Como verán un dicho que relaciono con la historia de Pedrito es la del “lobo disfrazado de oveja”.

En estas últimas semanas he sido testigo de la transformación de una “supuesta oveja” en lobo malo. De esos lobos que te muestran las fauces con la única finalidad de comerte por entero, en este caso destruir tu imagen y lanzarla por los suelos, mezclando el engaño con la manipulación, los celos, para así aprovecharse del amor de otros.

Estamos tan ansiosos de amar que a veces confundimos ovejas con lobos(as) y nos creemos sus mentiras, corremos cuando gritan “LOBO” y al ver que se burlan en nuestras caras, pensamos que algún día cambiarán, que seremos capaces de lograr que este lobo(a) en verdad se convierta en oveja e insistimos en dar oportunidades cuando no las merecen, pero aún así masoquistas seguimos sembrando en terreno yerto.

Este año que mi corazón ha decidido tomarse unas largas vacaciones puedo ver las cosas con mayor objetividad, y solo me queda decirte a ti (que sabes muy bien quién eres) que los lobos(as) no cambian, no se convierten en ovejas y que lo más probable es que si oyes a Pedrito pedir ayuda, quizá te acerques a auxiliar al mismísimo lobo que está a la espera de comerte por entero, de tragarse tu autoestima, destruir tu amor propio, quitarte la alegría, absorber lo mejor de ti y que no te extrañe que cuando ya no tengas nada más que dar, te bote en el oscuro callejón del olvido.

Lobo malo, Pedrito mentiroso, oveja disfrazada… En general, todos representan lo mismo para mí: persona que se sabe amada y que se aprovecha egoístamente de este afecto para hacer con el ser amado lo que le dé la regalada gana. Pero cuídate, cuídate de poner en evidencia su disfraz, en mostrar una sombra de su verdadera careta o tirar al suelo su muy bien armado teatro… Cuídate porque soplará y soplará hasta tirar tu puerta por los suelos y te obligará a comer la manzana envenenada, para que te piques el dedo con el torno que te convertirá en sapo para dormir los próximos cien años….

Creo que para cuentos de hadas… ¡Es demasiado!

Etiquetas: , , , , , ,

1 Comment

Luisa
Nov 26, 2009 at 8:48 PM

estuvo muy fantasioso el final xD
pero muy interesante ;), este post si me hizo reflexionar  demasiado *-*

Kathy dice: Fantasioso el final? jejejeje… Tienes razón, no pude evitar esa mezcla extraña de cuentos infantiles. Espero que te haya hecho reflexionar para bien. Abrazote.


 

Reply