¿Los amigos de mis amigas son mis amigos?

Posted by Katheine Esquía on Nov 3, 2010 in Amistad, Personal, Reflexiones |

En pleno siglo XXI es inevitable conocer a “los otros” u “otras”, aquellos intrusos que se insertan en el círculo amical de tus amistades más cercanas, y no solo nos limitamos a verlos, noooo; también investigamos, leemos, escudriñamos y averiguamos defectos, virtudes, vicios entre otros de esos seres que nos quitan la atención de tus preciados amigos. Claro, esto es si eres un loco posesivo que no sabes compartir y es que a veces olvidamos que el afecto no se comparte, se multiplica.

Personalmente siempre me ha causado temor conocer a las amistades de mis amigas, sobre todo cuando se pinta a susodicho o susodicha como: “es lo máximo”, “relinda”, “ingeniosísimo”, “sapientísimo”, “divertidisima” y todos los adjetivos es grado superlativo que puedan imaginar, y claro, aunque esto solo sea una exageración, a veces genera temor por verte menos que aquel o aquella a quien TIENES que conocer.

He tenido dos experiencias de este tipo, una negativa y otra positiva, en donde yo he sido la presentada y una en donde yo he presentado.

1. Un día mi amiga D decidió presentarme a su “queridísima” amiga L. Todo hacia presagiar que nos llevaríamos bien; sin embargo, el día en que la conocí sufrí un accidente por bajarme en el paradero donde la amiga mía, había decidido ir a pasear con su estimada. No solo estaba herida, enojada y avergonzada, sino que además ante el mutismo de la señorita, no supe qué decir ni cómo actuar, en conclusión me terminó cayendo mal.

Mi amiga insistió en juntarnos, recuerdo para jugar bowling, Fui y terminé fumando sola, fuera del local porque el rostro de incomodidad tan obvio (aunque se diga que no), hizo que prefiriera verle la cara al vendedor de chiclé. Ese fue el último intento y desde ese día, muy atinada D decidió no volver a mencionar el asunto.

2. Cuando mi amiga R estuvo en Lima quisimos visitar el lugar más salsero del Callao, La Ley. El día elegido fue un 29 de julio (¿o fue 28?) y para esto tenía pasar por su casa. Cuando mencionó que iba a invitar a una amiga que era “rechévere”, “su mana”, “graciosísima” y “divertidísima”, el recuerdo pasado me hizo, de por sí, sentirme incómoda; sin embargo a mi R no podía decirle que no y así fue como conocí a la otra R, linda mujer… Súper sencilla y gentil que no dudo en maquillarme, sin inconveniente y con la que he tenido el gustazo de salir, ahora que mi R se fue.

Me comentó el otro día que cuando me conoció le dio qué pensar que me fuera de la salsoteca cansada y aburrida… Lo que R desconocía es que ODIO LA SALSA. ¿Para qué fui? Lo que hace una por una amiga. Jejeje.

DSC06277 Gracias Chío por presentarme a tu Chío. ¡Lo máximo!

Yo he presentado a un par de amigas, Chío y Katié, y ambas se cayeron bien de arranque, también que ambas son ingeniosas, sencillas y no se hacen “paltas” por nada. Aunque debo confesar que el buen trato que tuvieron en primera se debe al carácter de Chío, alegre, risueña y desvergonzada (en el buen sentido de la palabra). Suerte tenerla como amiga.

Ahora me pregunto si es ley natural que las amigas de tus amigas, deban ser TUS amigas. Personalmente creo que no, ya que la flexibilidad de trato depende del interés de ambas personas en tratarse, no es el compromiso de hacerlo, sino el sincero afecto.

A veces es tan difícil para algunos hacer nuevos amigos, pero no debemos temer, hay que lanzarnos a la piscina, pues puede ser muy divertido y grato, tanto como tomar wisky, tequila y daiquiri en la zona VIP del Tumbao de Los Olivos, una noche de Halloween, aunque odies la salsa. LA MAGIA DE LA AMISTAD (jejeje).

DSC06345Mi instructora que es lo máximo, Ivon, yo y Fátima en el Tumbao de Los Olivos.

¡Qué viva el wisky con guaraná!

Etiquetas: ,

1 Comment

ELVIRA
Jun 7, 2011 at 9:30 AM

es muy ermoso compartir entre amigos y estan re linda las fotos dios bendiga la amista de todo el mundo.

Kathy dice: Muchas gracias…


 

Reply