El hombre que añoro

Posted by Katheine Esquía on Nov 9, 2012 in Amor, Lectura, Personal |

«Me cautivas. Me abrumas. Me siento como Ícaro volando demasiado cerca del sol»

(No, este post no tiene nada que ver contigo)

 

Cuando  joven una curiosidad común entre mis allegados eran las características del hombre de mi vida, así me encontré con esta pregunta en boca de  mis amigas de colegio, compañeros de facultad, compañeros de trabajo, conocidos, “amigos”, alumnos, ex alumnos y esta interrogante, aunque ha ido disminuyendo su fuerza, ha seguido ahí. ¿Cómo es el hombre de mi vida? Ahora, a mis 32 solo puedo decir, que el hombre de mi vida será aquel que me idolatre y me soporte. Misión imposible, Operación Fantasma.

Siempre he rechazado el cinismo de quienes aseguran que lo primero que le ven a un hombre es “el interior”, “los sentimientos” y cuanta cursilería se nos ocurre cuando somos unas jóvenes ingenuas que creemos en el amor comercial que nos vende Hollywood; y debo confesar que aunque lo niegue, al afirmar que añoro en mi vida a un hombre que me idolatre, me veo convertida en la cínica lee novelas románticas y mira películas romántica que espera por un Mark Darcy que le diga “me gustas tal como eres” o por un Edward Cullen quiera morderle el cuello (sí, también me gusta Crepúsculo); pero, la verdad cruda es que siempre hay UN DETALLE FÍSICO que hace que notemos a alguien por sobre los demás: las manos, la talla, el cabello, el trasero, la espalda, el rostro angelical, la voz, el olor o la mirada misteriosa. Esta última se ha vuelto mi favorita.

Me gustan los hombres que esconden algo, los atormentado, los que guardan en el fondo del alma algún oscuro secreto, esos que tienen mirada perversa y que logran encenderte el lívido con un gesto. Pienso en la expresión específica que comento con mis conocidos más cercanos, lo cual incluye una palmada y la esquina más oscura de algún lugar recóndito. Como comprenderán no puedo comentar eso por este medio (menores de edad de por medio).

Pienso en personajes ficticios que encajan en mi perfil y no vienen a mi mente Terry Grandchester (Candy Candy), John (7 semanas y media), Bruce Wayne (Batman), Edward Cullen (Crepúsculo) y hace dos días Christian Grey (50 sombras de Grey). Novela que llegó a mis oídos por recomendación de mi amiga la Chata, la cual coincidió con mi visita a la feria del libro y una oferta imperdible. No le presté mucho interés, pero qué les puedo decir. Empecé el libro el miércoles (lo leí a medias) y me quedé toda madrugada de viernes (hasta las 6:00 AM) sin pegar un ojo por la historia y no porque Erika James posea una prosa maravillosa o la historia sea de lo más original, como comentaba con un ex alumno, hay mucho de Cullen en la historia podría decir que es un Crepúsculo para adultos. Quienes vieron la escenas íntimas y dijimos “¿Qué? ¿Solo eso?”, tengan la seguridad de que en 50 sombras de Grey no se quedan con esa sensación en lo absoluto. El libro está cargado de sexo, con alguno clichés típicos, pero vaya que te impacta Grey.

Quiero un Christian Grey en mi vida, uno lleno de misterios, un caballero oscuro como él mismo lo dice; un hombre que juega con el doble sentido,  que es seguro de sí mismo, que con solo una mirada te nubla la consciencia y te perturba toda. ESO QUIERO. Y no porque sea un adonis de la mitología griega (nada rechazable por cierto) o porque sea millonario, sino porque es un ser atormentado, de carácter voluble (hasta la desesperación), que separa sus sentimientos del placer, pero que a pesar de ello, se muestra sensible (sobre todo cuando toca el piano), desarmado y vulnerable. Una vez más mi deseo de por las causas perdidas habla. Si me preguntan si alguna vez he estado con alguien así, la verdad es que no del todo. Me he encontrado, con intelectuales egocéntricos, nada seguros de sí mismos (NEXT), seguros de sí mismos pero no muy cultivados (NEXT) o atomentados y de carácter voluble, pero muy simplones (NEXT), etc.

¿Es tanto pedir una personas misteriosa y atormentada, cultivada y segura de sí misma? ¿Es tanto? Lamentablemente, sí.

Lean 50 sombras de Grey, no porque sea una joya de la literatura universal, es una novela comercial, intensa cuyo logró máximo es haber creado a un personaje como Chrisitan Grey. Conoce a este personaje y, como la mayoría de mujeres románticas del mundo entero, enamórate de él.

Pd. Anastasia Steel, ¡te odio!

Etiquetas: , ,

Reply