A voltear la tortilla se ha dicho…

Posted by Katheine Esquía on Ene 4, 2012 in Amor |

Hace un par de días, conversaba con un amigo sobre la naturaleza del juego que lo absorbe en Facebook; así empezó a contarme de sus pescaditos, sus colores, diferencias y el caracter de alguno de ellos. La conversacion trivial que tenía por finalidad darme sueño, pues pasaba la medianoche y de Morfeo ni las luces, se volvió interesante cuando me dijo algo que me dejó pensando durante casi toda la noche: “Este es mi pescadito géminis, el que se demora demasiado en darme cosas, pero en cuanto me dé lo que quiero y le salga su coronita, se la quito y se morirá”. Osea, alimentas a tu pez, lo cuidas y luego, cuando obtienes de él lo que quieres, lo eliminas. Esto me dejó consternada porque se parece en mucho a lo suele suceder en la realidad. ¿Cuántas veces no hemos sentido que nos endulzan el oído, insisten y buscan hasta conseguir lo que en secreto, es lo único que desean de ti, y luego te desechan? ¿Cuántas veces nos hemos sentido deseados, usados y descartados a una velocidad inaudita?

Cuando trabajaba en Pamer de Jesús María, tuve a una alumna, cuyo nombre no recuerdo, que era una muñeca preciosa. Curvilínea, voluptuosa, con cara de ángel, ojos verdes, cabello castaño, pequitas traviesas y rizos que eran de comercial. Lamentablemente, se encontraba enamorada de un chico que no la valoraba, que la engañaba con medio colegio y que la humillaba. Cuando le pregunté por qué una mujer tan linda como ella, que podía estar con quien quisiera, se humillaba cediendo con tan vil ser, me dijo que al menos con él tenía la seguridad de que no la usaba como un trofeo. Su gran miedo era que se le acercara un individuo cualquiera y que la buscara solo para exhibirla, usarla y botarla. Tan poca era el autoestima de mi hermosa ex aluma que no se daba cuenta de que ella merecía encontrar a un hombre que la amara no solo por el bonito estuche en el que estaba envuelto, sino por lo hermoso de su corazón. Espero que lo haya entendido y que ahora sea feliz.

En un capítulo de Sexo en la Ciudad, Carrie va a l psicólogo porque necesitaba averiguar por qué se enamoraba siempre del hombre equivocado. En consulta, conoce a otro paciente tan interesante y atractivo que termina saliendo con él y sin conocerlo bien, se lo lleva a la cama. Tras la faena (jajaja), se le ocurre (recién) preguntar por qué visitaba a la psicóloga. Este le responde que estaba fregado con las mujeres, pues luego de acotarse con ellas, simplemente, perdía el interés. Esto se lo decía a la mujer, a la que en breve dejaría de buscar. ¿Por qué algunos hombres son así?

Este panorama también puede extenderse a otros contextos en donde la finalidad no sea acostarse con alguien, esto puede incluso ocurrir en el trabajo o en las relaciones, aparentemente, amicales. Por ejemplo, cuando alguien se te acerca, fingue ser tu amig@ y lo único que quiere es alcanzar un fin superior. Es decir, solo eres el peldaño que debe pisar para alcanzar lo que desea: conocer a alguien, obtener una recompensa, recuperar la amistad de otr@, sentirse bien consigo mismo, etc.

Cuando estaba en la universidad, tenía una “amiga” a la que apreciaba bastante. Ella siempre me pedía que la acompañara a tiendas en donde compraba todo lo que puediera, mientras yo solo observaba, aquello que no estaba a mi alcance, en ese entonces. Un día, junté todo el dinero que pude, a fin de comprar algo en las tiendas a donde siempre la acompañaba, y cuando le pedí que fuera conmigo, me dijo que NO porque ella no tenía dinero para comprar. Cuando le hice recordar la infinidad de veces que, estando yo en una situación de miseria, la acompañé a pesar de todo, me mató con un “es que tú estás acostumbrada a ver y no tener con qué comprar, pero yo no”. Tiempo después, me enteré que ella siempre había creído que yo sentía envidia de ella y que por eso me mantenía cerca suyo. Osea, que sentirse envidiada le hacía bien. Lamentablemente esto es más común de lo que parece y será el tema de otro post.

Si alguien te busca, te insiste, reconoces bien qué es lo que quiere de ti y decides ceder, bien sea por gusto o por pura curiosidad, debes aceptar de que es probable que luego de tomar de ti lo que quiera, probablemente te quite tu corona y te lance al mar. Como este año, es el año de la transformación para mí, te propongo algo, lánzalo al mar, tú… Sí, tú a quien están pretendiendo usar y botar, voltéale la tortilla a ese ser innombrable que buscar usar tu amistad, tu generosidad, tu deseo y demuéstrale que lo que pasó, pasó… Ya se olvidó. Pero recuerda, TÚ DECIDES.

En esta vida, ser gente, amigo, esposo, novio, amante se centra en la simple DECISIÓN. Tú decides amar, perdonar, olvidar, mantener una relación, un matrimonio o una amistad; tú decides dar la vuelta a la página y si decides NO HACERLO, espero que al menos sea por algo que valga la pena, en todo el sentido de la palabra.

¡Buena Suerte!

Etiquetas: , , , ,

Reply